Aviadores

OLIVIE

José Piñeiro González

Conocido como Aviador Piñeiro, nació en Mugardos el 15 de diciembre de 1878 y falleció en Santiago de Compostela el 3 de febrero de 1927.

Estudio para maquinista mercante y después se instaló en Sanxenxo donde montó una fábrica de gaseosas. En 1911 asistió a una exhibición de aviación en las fiestas de la Peregrina en Pontevedra y decidió vender la fábrica para marchar a Francia y formarse como piloto. Realizó sus primeras acrobacias en Ferrol el 6 de mayo de 1913 durante la botadura del acorazado Alfonso XIII. Invitado por la colectividad gallega de Argentina y Cuba, realizó vuelos acrobáticos en los que incluyó el salto de la muerte. En diciembre de 1914 realizó el primer vuelo invertido en Cuba. De vuelta a España, tomó parte en varios concursos hasta su retirada en 1921. Llegó a ser alcalde de Sanxenxo.

Realizó sus vuelos acrobáticos con un avión de solo 50 CV de potencia. Fue famosa su acrobacia denominada «El vuelo de la gaviota», consistente en tocar con una mano el mar y volver a levantar el vuelo.

2ADD114A575B6507C1257B200048675FT10

Manuel Barreiro Álvarez

Manuel Barreiro Álvarez, nació el 23 de octubre de 1880 en Bayona (Pontevedra), falleciendo en la misma localidad un 13 de julio de 1940.

Capitán de Ingeniero, piloto de entre los pioneros de la Aviación Militar Española, fue el primero de los Caballeros Laureados de San Fernando de la naciente Arma, que se convirtió más tarde en el Ejército del Aire.

Estudió el bachillerato en Vigo, a los dieciocho años ingresó en la Academia Militar de Ingenieros en la que cursó los correspondientes estudios, siendo promovido a primer teniente en 1905, teniendo su primer destino en el Regimiento Mixto de Zapadores, en Valladolid, donde únicamente permaneció un año, ya que en 1906 pasó voluntariamente a la compañía de Zapadores de Mallorca, haciéndose cargo de la red telefónica de la isla. En 1911 ascendió Barreiro a capitán, y de nuevo fue destinado a Mallorca a mandar la compañía de Telégrafos de aquella Comandancia.

Atraído por la naciente actividad aeronáutica, solicitó realizar el curso de piloto de aeroplano, y en abril de 1913 fue llamado a la Escuela de Aerostación de Guadalajara en la que realizó ascensiones y prácticas en globo cautivo y libre, pasando más tarde al aeródromo de Cuatro Vientos, incorporándose el capitán Barreiro al curso de piloto de aeroplano, realizando las prácticas y vuelos necesarios, y llevando a cabo su primer viaje como piloto, en un biplano Maurice Farman MF-7, desde Alcalá de Henares a Cuatro Vientos. Unos días más tarde, el 6 de octubre, recibió el título de observador de aeroplano, con el número cuadragésimo séptimo, y el de piloto militar de segunda categoría.

A finales de aquel octubre de 1913, formando parte de la escuadrilla de aeroplanos, que mandaba el capitán Kindelán, sería la primera en el mundo que participara en acciones ofensivas de guerra formando parte de una unidad operativa completa, marchó a Marruecos. La escuadrilla inició su bélica aventura el 3 de noviembre.

El capitán Barreiro, desde el campo de Aviación de Sania Ramel, instalado junto al campamento de Adir, cerca de la desembocadura del río Martín, realizó en los primeros dieciocho días del mes, numerosos vuelos como observador y como piloto, con un tiempo de 11 horas y 31 minutos, siempre sobre territorio insumiso, hostilizado por el enemigo. El 19 de noviembre tuvo lugar el bautismo de sangre de la escuadrilla. Habían despegado del aeródromo cuatro aparatos para realizar misiones de reconocimiento otros tantos sectores; el M. Farman MF-7 nº1, pilotado por el teniente Ríos, se dirigió a Alucien. Al sobrevalora la ladera occidental del monte Cónico, hubo de descender el Farman, por querer Barreiro identificar algo que había visto movíendose entre la gana; Ríos siguió las indicaciones de su observador, y en aquel momento, las guardias yebalíes, siempre atentas y situadas en cota más alta que el biplano, hicieron varias descargas sobre él. Los certeros tiradores del Raisuni no perdieron sus disparos, alcanzando varios de ellos al aparato, y tres a los aviadores que resultaron gravemente heridos, ambos.

Barreiro y Ríos, sobreponiéndose al dolor que sus heridas les producían, continuaron el vuelo, dándose ánimos mutuamente, llevando Ríos el Farman hacia el campo español, aterrizando junto a la posición principal, a poca distancia del poblado enemigo de Zultín, luego de dar varias vueltas sobre el campamento, buscando un lugar despejado donde posar el aparato sin causar desperfectos, haciéndolo finalmente con gran seguridad, sin que el biplano, las tropas, ganado y material, sufrieran el menor daño.

Los aviadores fueron extraídos del aparato en estado grave y trasladados la Península para continuar su recuperación en el Hospital Militar de la capital de España. Un telegrama al Rey ascendía el día 20 a ambos al empleo inmediato, y unos días después se abrió el expediente del juicio contradictorio para la concesión de la Cruz Laureada de San Fernando a los dos oficiales.

Nunca se recuperó Barreiro, totalmente, de su grave herida, y al quedar inútil para el servicio, ingresó en el Cuerpo General de Inválidos en el que en 1920, ascendió a teniente coronel. En septiembre de 1921, le fue concedida la Cruz Laureada de San Fernando al teniente coronel Barreiro. En un acto celebrado en Vigo, en el parque de Bellavista del Colegio del Apóstol Santiago en el que había cursado el bachillerato, le fue solemnemente impuesta la preciada Cruz, por el general Salgado, Gobernador Militar de la plaza.

Coronel en 1928, y general de brigada en 1931, fue ascendido a general de división en 1934, al pasar a la situación de reserva. En el verano de 1936, el general Barreiro cuya salud había sido precaria desde la herida de 1913, se encontraba internado en el sanatorio de Guadarrama desde donde se trasladó a Madrid, refugiándose en la Embajada, a través de la cual pudo pasar a Francia, entrando desde allí en la zona nacional donde ofreció sus servicios y fijó su residencia en la Bayona natal.

El Caballero Laureado de San Fernando, general de división don Manuel Barreiro Álvarez, falleció a los cincuenta y nueve años de edad, el 13 de julio de 1940.

Fuente: Ejército del Aire.

OLIVIE

Genaro Hermida Olivié

Nació en Vigo, el 11 de agosto de 1889. Era hijo de Manuel Olivié Cusiño y de Socorro Hermida González. Ingresó en la Academia Militar de Ingenieros de Guadalajara en julio de 1907. Terminó sus estudios en dicha Academia en junio de 1912 y, promovido al empleo de Primer Teniente, fue destinado al 2º Regimiento de Ingenieros de guarnición en Madrid.

En 1912 realizó prácticas de aerostación en la Escuela Práctica de su Regimiento, tanto en Guadalajara como en Cuatro Vientos. En noviembre fue seleccionado para realizar el curso de piloto de aeroplano. El 16 de diciembre efectuó con éxito las pruebas para la obtención del título de piloto militar.

Desde sus comienzos en la aviación destacó por sus conocimientos técnicos, por lo que fue designado para formar parte de la comisión que marchó a Francia para adquirir y recepcionar motores para los aviones de la incipiente Aviación Militar.

El teniente Olivié participó como piloto en el primer servicio aéreo de una formación de aviones. Fue el 14 de julio de 1913, cuando nueve aviones efectuaron el viaje de Cuatro Vientos a Ciempozuelos, siguiendo una ruta prefijada, al recrudecerse el conflicto de Marruecos, el Ministro de la Guerra ordenó se formara una escuadrilla de aviones para cooperar con el Ejército de África.

La escuadrilla expedicionaria, mandada por el capitán Alfredo Kindelán, partió de Madrid el 22 de octubre de 1913, por ferrocarril hasta Algeciras, donde el convoy embarcó en el buque «Almirante Lobo» para dirigirse a Ceuta. En esta escuadrilla figuró como piloto el Primer Teniente Genaro Olivié, que participó en los diversos reconocimientos aéreos.

Excepto un breve tiempo que pasó en Cuatro Vientos y que le permitió obtener el título de Piloto de Aeroplano de primera Categoría, permaneció en Marruecos (Tetuán) hasta 1916 en que regresa a la Península, primero a Los Alcázares y posteriormente a Cuatro Vientos.

En julio de 1916 asciende a capitán y permanece en Cuatro Vientos, en la Sección de Automóviles del citado aeródromo. En 1917, a la Cruz de María Cristina de Primera Clase y a la Cruz al Mérito Militar de Primera Clase con distintivo rojo, hay que sumar la concedida en diciembre de este mismo año, Medalla de Marruecos en el pasador de Tetúan.

Obtiene el título de Observador de aeroplano en julio de 1919, comenzando a ejercer como Profesor Auxiliar en la Escuela de Observadores de Cuatro Vientos. Los últimos meses de este año 1919 fueron muy duros para Olivié pues, además de sus cometidos como piloto y profesor de la Escuela de Observadores, colaboró con el comandante Emilio Herrera en el proyecto del Túnel Aerodinámico creado en el aeródromo. Además, proyectó y adaptó para el Servicio de Aviación numerosas aplicaciones eléctricas para la radiotelegrafía y el alumbrado en campaña. Asimismo fue el autor del proyecto de la balanza aerodinámica que tanto juego dio en el Túnel Aerodinámico.

La década de los años veinte la pasó destinado en Cuatro Vientos, trabajando en el Túnel Aerodinámico, labor que no le impidió hacerse cargo de la Jefatura del Servicio Radiotelegráfico de Aviación y realizar el Curso de Jefe de Unidad. En septiembre de 1926 asciende a Comandante y, por sus conocimientos técnicos e inventos científicos se le concede el título de Ingeniero Aeronáutico.

En 1930 se hizo cargo de la Dirección del Laboratorio Aerodinámico de la Aviación Española y fue nombrado profesor de la Escuela Superior de Aerotécnica (posteriormente Escuela Técnica de Ingenieros Aeronáuticos).

Con la proclamación de la República se le confirmó como Jefe del Laboratorio y de los Servicios Técnicos de la Aeronáutica y se le nombró miembro de la Junta Técnica para armonizar la legislación aérea española con los Estatutos de la Comisión Internacional de Navegación Aérea.

El 18 de julio de 1936 fue apresado y encarcelado en la Cárcel Modelo de Madrid y posteriormente fusilado en Paracuellos del Jarama (Madrid), el 8 de noviembre de 1936.

Fuente: Ejército del Aire

4B83E1FE24FBE61DC12574D0003F9880T10

Joaquín Lóriga Taboada

Nació el 23 de septiembre de 1895 en San Martiño de Prado (Lalín), falleciendo el 23 del mismo mes de 1958 en Cuatro Vientos (Madrid).

Siguiendo la tradición familiar, ingresó en la Academia de Artillería y participó en la Guerra de Marruecos, tomando contacto con la Aviación militar en 1921 después de ascender a capitán. Fue considerado uno de los pilotos más competentes y valientes al Servicio de Aviación. Durante los últimos meses del año 1922 estuvo al mando de la tercera Escuadrilla de De Havilland DH-4 de Melilla. En agosto de 1923 recibió la Medalla Militar por sus acciones en las guerras del Rif, junto con otros destacados aviadores como Ramón Franco, Juan de Ortiz y su compañero Eduardo González Gallarza.

En agosto de 1924 se incorporó al aeródromo de Cuatro Vientos como Jefe de la Escuadrilla de Clasificación; voló el Autogiro de Ricardo de La Cierva en su vuelo inaugural.

Una de las principales hazañas fue el raid de Madrid a Manila a bordo de un Breguet XIX y fue nombrado hijo adoptivo de Manila por tal acción, que supuso 18.900 kilómetros y 33 días de vuelo. Recibió la medalla de la Liga Internacional de Aviadores en 1927.

Fuente: Ejército del Aire

03c6f9e0a9fca05fc12576ac00326f78t10

Manuel Presa Alonso

Nació en Puenteareas el día 13 de abril de 1904.

Fue filiado en la Academia del Arma de Infantería el 28 de septiembre de 1923 y el 11 de noviembre prestó juramento de fidelidad a la bandera, iniciando así su etapa de alumno que culminó en julio del año 26 en el que fue reglamentariamente promovido al empleo de Alférez y, seguidamente, se incorporó al Regimiento de Infantería Príncipe nº 3 en Oviedo.

En marzo del 27 fue destinado al Tercio, 5ª Bandera de Ametralladoras en el campamento de Dar Riffien , próximo a Ceuta, y en esta auténtica unidad de choque el recién ascendido teniente Presa recibió su bautismo de fuego, entrando en combate en las numerosas acciones de guerra que protagonizó su Bandera.

Pero el joven teniente, que había visto evolucionar a los aviones en las misiones de apoyo a la Infantería en las líneas de los distintos frentes en los que el mismo intervenía, decidió que quería ser piloto.

En enero de 1930 fue seleccionado para tomar parte en el curso de Observador de Aeroplano en la Escuela de los Alcázares en Murcia. Un nuevo rumbo en su vida (la Aviación) del que nos e apartaría ya durante el resto de su trayectoria profesional.

Su primer destino (septiembre de 1930) en Aviación Militar fue la Base de Hidroaviones de Atalayón (Melilla) donde quedó realizando vuelos en calidad de Observador hasta febrero del 31 en que sería transferido a la Escuadrilla de Villa Cisneros.

En septiembre de 1931 se incorporó a un un curso de pilotos militares en la Escuela de Albacete. Después de este curso realizó el de Mecánico y otro de Transmisiones en Cuatro Vientos (Madrid) hasta que, con el reciente título de Piloto Militar y las calificaciones de Observador Bombardero y Mecánico fue destinado a la Escuadrilla nº 2, en Sevilla, donde volaba casi a diario los Breguet XIX y XIV y los DeHavilland.

A mediados de julio del 34 volvió a Marruecos destinado al Aeródromo de Tetuán, y en el 35 realizó el curso de familiarización y técnica de salto en paracaídas en Cuatro Vientos.

En el año 36 realizó su primer vuelo de guerra al recibir la orden de interceptar, con su Breguet XIX, a un avión gubernamental que intentaba bombardear Tetuán, pasando posteriormente por los distintos frentes cumpliendo las órdenes que recibía.

En 1937, el Capitán Presa estaba encuadrado en uno de los Grupos de Bombardeo (G22), destacando por su transcendencia los servicios realizados los días 16 y 18 de febrero en los frentes de Morata de Tajuña y Arganda en la que posteriormente se conoció como la Batalla del Jarana, la primera gran batalla aérea con grandes masas de aviones y material.

La participación del Capitán Presa en la Batalla del Jarana, concretamente el día 16, pilotando un Junkers Ju-52,  fue realmente distinguida, siendo recompensado con la Medalla Militar individual.

En marzo de 1937 Presa fue uno de los cuatro pilotos que la Jefatura del Aire mandó al aeródromo de Neuruppin al norte de Berlín para realizar un curso de vuelos sin visibilidad por el nuevo sistema de aproximación y aterrizaje conocido como ZZ, curso que Presa realizó a plena satisfacción. Este sistema se implantó en España en aquellos campos que pudieron ser equipados adecuadamente y, finalizada la contienda el sistema se instaló en la red de aeropuertos destinados al tráfico de aviación comercial. Se puede considerar a Presa un pionero en la técnica de vuelo en condiciones de baja visibilidad, una calificación que le fue especialmente útil en su futuro profesional.

A finales del año 39 fue destinado a Valencia como Jefe de la Delegación Aérea de las provincias de Valencia, Alicante, Castellón, Cuenca y Albacete. Después de este destino sería nombrado profesor de vuelos sin visibilidad en Salamanca y, en 1941 viajó a Italia formando parte de una comisión designada para el estudio y creación de la Academia General del Aire.

Está en posesión de numerosas condecoraciones entre otras: La Medalla Militar de Marruecos, Medalla de Campaña, Dos Cruces Rojas del Mérito Militar, dos Cruces de Guerra, Orden Imperial de la Medahuía, Medalla Militar Colectiva y Medalla Militar Individual.

En 1942 pasó directamente a la compañía Iberia donde inició una nueva carrera, volando los aviones Junkers. Después vendrían las modernas aeronaves los Douglas DC-3, los DC-4, los Super Constellation con los vuelos a América, su teoría sobre el triángulo de las Bermudas (que él cruzó cientos de veces), sus miles de anécdotas y sus miles y miles de horas de vuelo.

A finales de los cuarenta puso en funcionamiento la «Escuela Presa» en la que se preparaban los aspirantes a ingresar en la Academia General del Aire, obteniendo excelentes resultados con su alto porcentaje de aprobados.

Fuente: Manuel Presa: Historia viva de la aviación, por Cecilio Yusta Viñas.

Agradecimientos a: Manuel Padín, por proporcionarnos dicha biografía.

Francisco Diéguez Rodríguez (Laroco (Ourense)) nació el 15 de agosto de 1911.

Fue un militar español que luchó en la Guerra Civil Española como piloto de caza en el bando sublevado. Una vez terminada la guerra continuó carrera militar en el Ejército del Aire, alcanzando el grado de General de División.

El inicio de la Guerra Civil, le cogió en Madrid, en la zona dominada por el bando republicano.

Al poco de comenzar la Guerra Civil se dirigió a la Escuela de Pilotos de la Base Aeronaval de San Javier (Región de Murcia), donde comenzó estudios de piloto de caza. El 24 de marzo de 1937 huyó durante un vuelo de instrucción con un aeroplano Breguet 19 a zona nacional, exactamente a Villa Sanjurjo, protectorado español de Marruecos.

El 13 de mayo de 1937 se incorpora al Aeródromo de Tablada (Sevilla) como alumno de la Escuela de Aviación. El 17 de julio de 1937 es promovido al empleo de Alférez de Complemento del Arma de Aviación.

A partir de entonces se incorpora a la Región Aérea de Levante, al Grupo 1-G-2 de Heinkel He51 participando en numerosas acciones de guerra. A lo largo de la contienda pasó por diversos grupos, pasando a finales de octubre de 1938 a la Región Aérea del Centro y el 8 de septiembre de 1938 fue ascendido a Teniente Provisional.

A lo largo de la Guerra realizó un total de 178 servicios, siendo dos veces herido en combate: la primera vez el 26 de marzo de 1938 apoyando a la I División de Navarra en el paso del río Guadalupe. En esta ocasión recibió un impacto de bala, pudiendo regresar con su aparato al aeródromo. En la misma acción murió su compañero el Teniente Julián Aragón Muñoz y quedó herido el Teniente Roy Ozores Ochoa (ver biografía en esta sección). Por esta acción recibiría la Medalla Militar Colectiva; y la segunda vez el 18 de junio del mismo año, en el Frente de Teruel, durante el asalto a las cotas 1532 y 1580.

Fuente: Wikipedia

JEFATURAS

José Santos-Peralba Giráldez

José Santos-Peralba Giráldez, nació el 21 de diciembre de 1923 en Bayona (Pontevedra), y falleció el 10 de marzo de 2008, en Madrid.

Pasó su infancia en su ciudad natal, hasta su filiación en el Ejército de Tierra como soldado de infantería, en abril de 1944. Ingresó en la Academia General del Aire (San Javier) en julio de 1945 formando parte de la 1ª Promoción, que inauguraba el centro. Tras realizar los Cursos de Vuelo sin Motor que entonces se requerían y con la correspondiente estancia en la Academia de León, que completaba la formación iniciada en San Javier, fue promovido a Teniente del Arma de Aviación (S.V.) en julio de 1949. Continuó en la AGA como profesor de vuelo, destino que mantuvo tras su ascenso a Capitán en 1951.

Pionero de los reactoristas españoles, se inició en el T-33 en Fürstenfeldbrück (Alemania), donde permaneció como Instructor. Tras diversos cursos, que le llevaron a ejercer como profesor de tiro de F-86, en Arizona (USA), se incorporó a la recién creada Escuela de Reactores de Talavera la Real en 1956. Ascendió a Comandante en junio de 1957.

Dos años más tarde hace el curso de familiarización con misiles aire-aire en la Base Aérea de Holloman, Nuevo México (USA). Junto con otros dos pilotos españoles, se soltó en el F104B, siendo de los rarísimos pilotos extranjeros que lo volaron antes de su exportación a otros países. En 1963 se diploma en Estado Mayor.

En 1964 fue nombrado Adjunto a la Agregaduría de las Embajadas en Bonn y Berna. Hablaba el inglés, francés, alemán y ruso.

Terminada su estancia en Alemania, se le nombró Jefe del 104 Escuadrón del Ala 16 (Torreón de Ardoz). Ascendido a Teniente Coronel en 1969, pasó como Jefe de Fuerzas Aéreas el Ala 11 (Manises, Valencia).

Al crearse el Ala 14 (Los Llanos, Albacete) con material Mirage F1, realizó el curso de dicho material en Francia y fue nombrado Jefe del Escuadrón 141 de F1, hasta su ascenso a Coronel, que pasó a mandar el Ala 14.

Asciende a General de Brigada en 1979, realiza el Curso de Defensa en el Royal College (U.K.) y posteriormente es nombrado Jefe del Estado Mayor del Mando Aéreo de Combate (MACOM).

En 1982 asciende a General de División. Considerado uno de los más brillantes profesionales de las Fuerzas Armadas Españolas, en junio de 1982, fue nombrado representante de la Junta de Jefes de Estado Mayor (JUJEM) en el Comité Militar de la Organización para  el Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Un año después fue nombrado Subsecretario de Política de Defensa hasta que, en 1984, fue ascendido a Teniente General y nombrado Jefe de Estado Mayor del Aire (11/1/1984-31/10/1986).

Posteriormente, el 12 de noviembre de 1986, S. M el Rey le nombra Jefe del Cuarto Militar de la Casa del Rey.

Su ejecutoria, talante humano, simpatía y buen hacer profesional, hacen de «Cholo» Peralba (como lo conocían los amigos) una de las personalidades más carismáticas del Ejército del Aire.

Murió en Madrid en 2008, como General del Aire que era desde 1999.

Poseía además numerosas condecoraciones nacionales y extranjeras, entre ellas la Gran Cruz del Mérito Militar español, la Cruz del Mérito Civil alemán y la de Comendador del Mérito Civil francés.

Fuente: Ejército del Aire.

clip_image002

Lorenzo Olarte Cullen

Natural de Puenteareas, nació el 8 de diciembre de 1932.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Madrid en 1955. Fue Secretario de la Administración de Justicia. Abogado en ejercicio del Ilustre Colegio de Abogados de Las Palmas. Fue presidente de la Caja Insular de Ahorros de Gran Canaria.

Como jurista y político desarrolló su acción política en Canarias, llegando a ser Presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria (30 de marzo de 1974-julio de 1979) y de la Mancomunidad interinsular de Cabildos de la provincia de Las Palmas, así como Procurador en Cortes (1974-1977). Fue uno de los fundadores del partido Acción Canaria, y fue elegido su presidente. En 1977 su partido se integró en la UCD. Fue asesor del Presidente del Gobierno central Adolfo Suárez (julio de 1977 a enero de 1979).

Parlamentario en el Congreso de los diputados (1972-1982).

Entre 1980 y 1982 fue nombrado presidente de la aerolínea Aviaco.

Después se pasó al CDS, siendo nombrado Presidente del Gobierno de Canarias (28 de diciembre de 1988 a 11 de julio de 1991).

En 1992 fundó el partido Unión Canaria, que más tarde formaría parte de Coalición Canaria. Parlamenteario en el Congreso de los Diputados (1993-1995). Fue nombrado nuevamente vicepresidente y Consejero de Turismo y Transportes (1995-1999), siendo Presidente del Gobierno de Canarias Manuel Hermoso Rojas.

El 7 de diciembre de 2003 anunció su retirada de la vida política activa.

Fuente: Wikipedia

Unknown

Felipe Cons Gorostola

Boa Vila (Pontevedra), 1933.

Doctor en Ciencias Económicas (Mención Cum Laude)

Presidente de Iberia desde el 15 de octubre de 1980 al 25 de enero de 1983, compañía en la que ha ocupado los cargos de subdirector de Planificación y Aprovisionamiento y secretario general.

Presidente de Aviaco (1979 – 1980), estando entre sus logros traer los primeros reactores para realizar vuelos desde el aeropuerto de Vigo, con el modelo DC-9.

También ha sido director de la División de Transporte del INI-SEPI, que incluía las compañías de transporte aéreo Iberia, Aviaco y Transeuropa, y de su división de transporte.

Organizador e impulsor, así como Presidente de FITUR (Feria Internacional de Turismo) en los cinco primeros años, situándola en la tercera posición entre las ferias de turismo mundial.

Director de la industria de Defensa (Construcciones Aeronáuticas, S. A (C.A.S.A), Bazán, Santa Bárbara y Cemex), puesto que alterna con la vicepresidencia de Iberia, haciendo labores de consejero.

Miembro del Real Comité de Organización del Mundial de Fútbol de 1982.

Actualmente se encuentra retirado de la actividad profesional.

DSC02895 copia

Fernando Novoa Sanjurjo

Fernando Novoa Sanjurjo nació en Vigo, el 22 de mayo de 1.948, hijo de madre santiaguesa y padre vigués.

Novoa, ingresa en el Cuerpo General de la Armanda en 1968, en la Escuela Naval de Marín (Pontevedra). En un principio centrado en su carrera como marino militar decide especializarse como piloto naval de helicópteros.

Es enviado a Cuatro Vientos donde obtiene las alas del Ejército del Aire, instruyéndose como piloto aeronaval con los helicópteros Bell 47 G y Hughes 500 ASW.

Tras terminar el curso (1976), es destinado a la Séptima Escuadrilla durante dos años, donde voló el helicóptero de ataque Bell AH-1G Huey Cobra.

Posteriormente solicita cambio de destino para la Quinta Escuadrilla (Sikorsky SH-3D Sea King), por ser el modelo de mayor capacidad operativa de la Armada y así pode desarrollar plenamente su carrera profesional como piloto.

Estuvo destinado hasta en tres ocasiones en la Quinta Escuadrilla y desempeñó las siguientes responsabilidades (además de piloto); en la primera queda encuadrado en la División de Control de Calidad, en la segunda como responsable de la División de Aviónica (al haber realizado la especialización de Electrónica en la ETEA (Escuela de Transmisiones y Electrónica de la Armada) (Vigo), y ya en la tercera y última fue Jefe de Mantenimiento de la Escuadrilla de los Sea King.

Dentro de las misiones civiles con más relevancia como piloto naval, realizó con un SH-3D el rescate a mayor distancia desde que España contaba con helicópteros; fue una evacuación nocturna del capitán del «Bulk-carrier Aegismagic» de bandera griega, a 370 Km de Rota en el año 82 (no había GPS), la totalidad del vuelo se hizo de noche navegando en principio apoyados de radioayudas y en el radar de defensa aérea Pegaso, después por estima y al segundo contacto radar lo localizaron. Para mayor complicación la tripulación no disponía de enlace radio con el barco, ya que de aquella los helicópteros de la Armada no disponían de frecuencias civiles (se instalaron a raíz de esta misión), y el HF permitía transcribir pero no recibir.

Otra misión fue el rescate dela tripulación del mercante italiano «DIMS», enbarrancado en las islas Chafarinas durante un fuerte temporal de levante. El rescate fue muy complicado pues el barco estaba en un acantilado y además de que hubo que evacuar a toda la tripulación, existía la presión de hacerlo deprisa para que se quedara suficiente combustible para dejarlos en Melilla y saltar hasta Almería para repostar, ya que en la ciudad autónoma no h había depósitos para surtir aeronaves. Por esta misión se le concedió la Medalla de Plata de Salvamento de Náufragos (por la desaparecida Sociedad Española de Salvamento de Náufragos), y otra al Mérito Naval con distintivo blanco (condecoración de la Armada).

En los años 90, y ante su preocupación debido a dos siniestros marítimos recientes; el hundimiento de los pesqueros «Nautilus» y el «Nuevo Velasco» frente a las costas gallegas, sacándose ambos con las vidas de todos sus tripulantes, Novoa presenta una propuesta a la Xunta de Galicia para crear un servicio de salvamento marítimo autonómico , que además fuera polivalente (vigilancia pesquera y SAR H24).

Se aprueba la propuesta, ajustada a los presupuestos existentes en el momento, y se decide abrir dos bases; situadas en el aeropuerto de Vigo-Peinador, y hoy en día en el puerto de Celeiro, en la localidad de Viveiro (Lugo). Así el 10 de agosto de 1990 comienza a operar el primer servicio H-24 de salvamento marítimo civil de España (y segundo de Europa).

Durante sus años como director técnico del servicio SAR gallego, obtuvo la habilitación para todos los modelos de helicópteros que pasaron por él, y volaba principalmente en misiones de vigilancia pesquera, búsqueda de manchas de hidrocarburos en los accidentes del Mar Egeo y Prestige y entrenamientos SAR. De salvamento fue el copiloto en la primera misión de rescate nocturno con un helicóptero civil en España, cuando se evacuó un marinero quemado y con politraumatismos del petrolero «Bristol Lake» el dos de marzo del 91, situado a 222 Km al Norte de Vigo.

Actualmente es responsable operacional y auditor de aseguramiento de calidad en operaciones en INAER (sección offshore en todo el territorio nacional y la totalidad de la flota onshore de INAER Galicia).

Fuente: Hugo Ramos (Revista HAP, Avion Revue)